REFLEXIONES DIARIAS (LXVII)

La paremiología es la ciencia que trata sobre los refranes y proverbios, y Alberto Planas era su principal representante. Era el fundador (y único miembro) de la Asociación de Paremiología Española, y lo llevaba con mucho orgullo.

– Buenos días, don Alberto. ¿Lo de siempre?
– A buen entendedor, con pocas palabras basta.

Y se marchaba de la tienda con sus dos barras de pan.

En su trabajo no tenía ningún problema con esta afición. Era profesor de Lengua y sus alumnos estaban acostumbrados a frases del tipo “Martínez, no diga nada si lo que va a decir no es más hermoso que el silencio”, o “Ramírez, si una persona le llama elefante, no le haga caso; si se lo dicen cien, mírese al espejo”, frases que dejaban a sus alumnos de una pieza.

En su vida sentimental, no todo era tan sencillo. Todavía recuerda la conversación que mantuvo con su exmujer:

– Alberto, tenemos que hablar.
– María, dos no discuten si uno no quiere.
– ¡Basta! ¡No lo aguanto más!
– La paciencia es la madre de la ciencia…
– ¡Vete a la mierda! ¡Te he puesto los cuernos con el vecino, para que te enteres!
– Quien promete amor eterno, desconoce los cuernos…

Desde aquel día estaba sólo y con un continuo dolor en la entrepierna.

lxvii

Anuncios