REFLEXIONES DIARIAS (LXVI)

Un año entero preparándose las oposiciones para que, a la hora de la verdad, le traicionaran los nervios.

La prueba de matemáticas no le había salido del todo mal, y en literatura había conseguido defender decentemente la evolución del teatro de posguerra. Pero donde había patinado había sido en física y, sobre todo, en inglés. ¡Escuchar una grabación durante 10 minutos, preparar un resumen de quinientas palabras, exposición oral durante diez minutos! No estaba preparada para una prueba tan difícil.

Sinceramente, los López se habían pasado con las preguntas de la oposición. ¡Total, si era para limpiar y planchar tres o cuatro horas a la semana!

lxvi