REFLEXIONES DIARIAS (XXIII)

Un grupo de niñas charlaba animosamente mientras se ensuciaban el babi de pinturas y acuarelas.

– Mi papá cura a las personas para que no estén malas – decía una.
– Pues el mío les hace casas para que estén dentro y no vivan en la calle – le contestaba la segunda.
– El mío me viene a buscar al cole y luego juega conmigo toda la tarde – dijo la tercera, mientras las demás la miraban con envidia.

 

La imagen puede contener: una o varias personas
Anuncios