REFLEXIONES DIARIAS (XLVIII)

– ¡Es usted un inútil, un imbécil y un inepto!
– Muy bien, Martínez. ¿Algo más?
– ¡Y un tacaño!
– Perfecto, Martínez. ¿Eso es todo?
– Si, señor director.
– Haga pasar a Gómez, por favor.

Cada viernes, los empleados gozaban de unos minutos para insultar a su director, para desahogarse, para arrojarle a la cara toda la negatividad que acumulaban durante la semana. Seguía una teoría elaborada por un doctor americano, el doctor Smith, según la cual se mejoraban las relaciones laborales y se eliminaba el estrés.

– Gómez, puede empezar cuando quiera.
– No tengo nada que decir, señor director.
– Venga, Gómez, seguro que tiene mucho rencor guardado.
– No, de verdad, señor director…
– ¡Gómez, se lo exijo!
– Pero…
– ¡Gómez, hable de una vez!
– ¡Me tiro a su mujer todos los martes por la tarde, mientras que usted, gordo asqueroso, juega al pádel!

Secándose el sudor, el director se acordó del doctor Smith y de toda su familia..

XLVIII

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s