REFLEXIONES DIARIAS (LIX)

– Te toca a ti, Juan, a mí me tocó el mes pasado.
– Ya, pero yo lo hice hace dos meses y me quedé sin vacaciones. No compares, lo mío fue mucho más duro.
– ¡Tú no sabes cómo fue el mes pasado! No podía hacer nada, me sentía como una esclava.
– Pues lo echamos a suertes, si quieres, pero yo no puedo encargarme todo el mes completo, ¡que también tengo que vivir!
– ¡Anda, y yo! ¡Estoy hasta las narices!
– No sé cuánto tiempo aguantaré, te lo juro…
– ¿A cara o cruz?
– Cara.
– Cruz.

Mientras sacaban la moneda, el padre esperaba sentado en la silla de la habitación, sin saber si iría a casa de su hijo o de su hija…

LIX

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s