REFLEXIONES DIARIAS (LI)

– Fernando, ¿quieres a María por esposa?
– Sí, quiero.
– Y tú, María, ¿quieres a Fernando por esposo?
– … ¡¡¡No!!!

Y María despertaba sobresaltada de aquel sueño, empapada en sudor. Llevaban más de tres años de noviazgo, y el último de ellos viviendo juntos. Lo que había comenzado siendo una relación idílica, con un novio detallista y atento, se había transformado en los últimos meses en una relación asfixiante, con un novio controlador, violento en ocasiones e irascible.

Aun así, todo estaba previsto para que, en apenas quince días, se convirtieran en marido y mujer. En alguna ocasión le había mencionado la posibilidad de retrasar la boda, de tomarse más tiempo antes de dar ese importante paso, pero su reacción había sido tan tajante y exagerada, que no se atrevió a volver a sacar el tema.

Llegó el día. Bajo el velo de novia, unos ojos húmedos contemplaban la escena que tantas noches había soñado.

– Fernando, ¿quieres a María por esposa?
– Sí, quiero.
– Y tú, María, ¿quieres a Fernando por esposo?
– … Sí, quiero…

En aquel momento, sintió que sus pesadillas se convertían en realidad…

LI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s