REFLEXIONES DIARIAS (XXXIX)

Él siempre era el primero en reír ese tipo de bromas machistas, o en hacerlas si se daba la ocasión. Frases como “Las mujeres no saben conducir”, “Mejor, en la cocina” o “Si es que van provocando”, eran habituales entre sus grupos de amigos, frases que siempre acababan con risotadas, palmadas en la espalda y brindis de cervezas.

No le hizo tanta gracia cuando su hija regresó del colegio llorando desconsolada. Un compañero de clase le había tocado los pechos porque “iba provocando”…

XXXIX

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s