REFLEXIONES DIARIAS (XIII)

A Daniel siempre le había gustado vivir de forma independiente. Desde que se fue de la casa de sus padres, había gozado de la vida en solitario, haciendo de su casa su propio reino y disfrutando de sus manías y de sus silencios.

Por eso, se le cayó el alma a los pies cuando su madre le llamó para decirle que se iba a vivir con él. “No aguanto más a tu padre”, le dijo, “no se puede vivir con él, me está haciendo la vida imposible…”. Trató de convencerla con mil razones, le dijo que era solo una mala racha, que su padre cambiaría, le rogó que se lo pensara…, pero no hubo manera.

Lo peor fue cuando su padre le llamó para decirle lo mismo…

joven

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s