REFLEXIONES DIARIAS (VIII)

Cada mañana, María se miraba en el espejo, pensando cómo había desaparecido aquella Miss Costa Blanca de 1995. Lentamente, se vestía con su ropa de cajera y marchaba al supermercado.

A la misma hora, Javier se acicalaba y perfumaba, deseando que, por fin, aquella cajera se fijara en un cliente que todas las mañanas compraba comida preparada… para dos.

cajera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s