REFLEXIONES DIARIAS (VII)

– ¡Abuelo, venga, sople las velas! – le gritaban sus nietos.
Y el abuelo soplaba y soplaba…
– ¡Abuelo, coma un poquito de tarta! – le pedían sus hijos.
Y el abuelo se negaba y la apartaba a un lado.
– ¡Abuelo, no se cuide tanto! ¡Al final, nos va a enterrar a todos! – bromeaba su yerno.
Y el abuelo sonreía, mientras jugueteaba con el matarratas en el bolsillo de su pantalón…

abuelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s