REFLEXIONES DIARIAS (IX)

Al despertar, encontró una nota sobre el mueble: “Lo siento, Lucía. No es por ti, es por mi. No te mereces estar con una persona como yo. Adiós”.

Sorprendida, tratando de forzar la salida de alguna lágrima que inmortalizara el momento, Lucía arrugaba la nota que ya tenía preparada: “Pedro, lo siento, pero me voy. No es por ti, es por mí…”

nota

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s