REFLEXIONES DIARIAS (IV)

– ¡Mamá, no apagues la luz!
– ¿Por qué, hija mía?
– Si la apagas, viene el coco…

Al día siguiente, y como cada mañana, el coco salía de casa rumbo a la oficina.

coco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s