REFLEXIONES DIARIAS (III)

– Papá, de mayor quiero ser como tú.
– ¿Por qué, hijo?
– Porque quiero ayudar a la gente.

Y el orgulloso padre colgaba tras la puerta su ropa de barrendero.

papa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s