MALA SUERTE

loteria

MALA SUERTE

  • Buenos días, señora Amparo.

  • Buenos días, Manolo. Anda, mírame a ver si me ha tocado algo, que buena falta me hace.

Y Manolo comprobaba, una vez más, la poca fortuna que tenía la señora Amparo en la lotería.

  • Nada, señora Amparo.

  • Como siempre… – decía la señora Amparo, arrojando el boleto a la basura -. No sé ni para qué juego, si nunca toca nada. Dame lo mismo para esta semana.

La Administración de Lotería “La Buena Suerte” poco o nada tenía que ver con su nombre. En los últimos años, los vecinos habían gozado de pocos premios (¿o quizás ninguno?). Incluso se rumoreaba que Manolo, el lotero, estaba gafado. Desde que le abandonó su mujer, la mala suerte se había extendido desde su vida personal a su vida profesional, y los premios de la Lotería Primitiva, Lotería Nacional, Bonoloto…, parecían esquivarle.

  • Hola, Manolo. Dame una de Primitiva y otra de Bonoloto para esta semana, y mira a ver si, por casualidad, tengo algo en estos boletos de la semana pasada.

  • Nada, señor Julián. No ha habido suerte…

Y así un cliente tras otro, un vecino tras otro, un boleto tras otro… A lo sumo, algún reintegro y nada más. La mala suerte continuaba día tras día.

Al finalizar la jornada, y una vez echado el cierre del local, Manolo vaciaba las papeleras, rebuscando entre los papeles los boletos afortunados de la señora Amparo, del señor Julián, de Vicente, de Pedro, de Marisa, de Amelia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s