LA AUSENCIA

abuelo

  • ¿Papá? ¿Puedes hacerme un favor? Me han puesto una reunión a las cuatro de la tarde y no voy a poder recoger a Jorge del colegio. ¿Te puedes pasar y llevártelo a casa?
  • ….
  • ¡Gracias! Dile a mamá que no le prepare la cena, que llegaré sobre las siete.
  • ….
  • Un beso, papá. Luego os veo. Adiós.

María, más relajada, se concentró en el montón de papeles que inundaban la mesa de su despacho.

Alrededor de las cinco y media, recibió una llamada en su móvil.

  • ¿María Méndez?
  • Sí, soy yo.
  • Hola, María. Te llamo del colegio. Verás, es que nadie ha pasado a recoger a Jorge y nos ha extrañado mucho.
  • ¡Oh! Vaya… Lo siento…
  • No te preocupes, pásate cuando puedas.
  • Ahora mismo voy. No tardo más de quince minutos.

Después de pedir mil disculpas a la directora del colegio, recogió a su hijo y se marcharon a casa. Nada más llegar, llamó a sus padres.

  • ¿Mamá? ¡Esto no puede ser! ¡Papá no ha recogido a Jorge del colegio! Ha estado esperando el pobre más de una hora…
  • María, hija…
  • ¡No, mamá, no! ¡Le pedí que, por favor, le recogiera y se lo llevara, y se le ha olvidado! ¡Increíble!
  • María, no…
  • ¡No, mamá! ¡No le disculpes! ¡Se ha olvidado de recoger a su nieto!
  • ¡María! ¡Basta! ¡Tienes que superarlo! Tu padre murió hace dos años…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s