UNA NUEVA OPORTUNIDAD

niño

Rubén se acicalaba frente al espejo, tratando de que su imagen fuera lo más elegante posible. Manos limpias, uñas cortadas, pelo engominado… Unos pequeños toques de colonia, una ligera corrección del nudo de la corbata, y estaría en perfectas condiciones de desempeñar su misión.

Deseaba que todo saliera conforme a sus planes. Era consciente de la dificultad ante la que se enfrentaba, pero no tenía más remedio que confiar en sus escasas posibilidades, en su habilidad, en la suerte…

–      Rubén, por favor, ¿puedes venir?

Y Rubén, con la mejor sonrisa que sus ocho años podían transmitir, se presentaba de nuevo en aquel salón deseando que, por fin, aquella familia fuera la que él había esperado durante toda su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s