MAGIA EN LA NOCHE

monedero

–      Mamá, el señor Julio dice que ya no nos fía más. Que le debemos un dineral.

–      No te preocupes, hija. Luego hablaré con él.

María abrió de nuevo la nevera y la vio tan vacía como siempre.

Cogió su escuálido monedero y bajó a la tienda, donde el obeso señor Julio contaba las monedas.

–      Buenos días, señor Julio. Sé que le debo dinero, pero le prometo que en unos días…

–      Sí, María, pero la cuenta sube…

–      Le prometo que…

–      Sí, sí, lo sé. De todas formas, puedes solucionarlo ahora mismo… -dijo lascivamente, mientras entornaba la puerta del almacén-.

Aquella noche, su pequeña Lucía cenó un jugoso filete rebosante de patatas fritas…

Anuncios

Un pensamiento en “MAGIA EN LA NOCHE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s