OJOS QUE NO VEN…

nota

Julián abrió su buzón y encontró un pequeño sobre blanco, sin remite, en cuyo interior había una escueta nota: “Sé lo que hiciste. Cobarde, no te escaparás. Arreglaremos cuentas. Mañana, a las nueve, en la estación”.

“¿Qué es esto?”, pensó, “¿una broma?”. ¡Pero si él era un simple contable!

Repasó sus últimas acciones, sus charlas en la oficina, incluso sus viajes en metro…, y no logró encontrar nada que justificara aquel escrito.

Durante más de quince minutos estuvo mirando la nota. Tembloroso, la tomó entre sus manos, se secó el sudor frío que corría por su frente, miró a su alrededor comprobando que estaba solo, y con un rápido giro de muñeca la introdujo en el buzón de su vecino…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s