EL ÚLTIMO ENGAÑO

engaño

No aguantaba más. Había sido la gota que colmaba el vaso, un nuevo engaño, una nueva humillación. Él volvería con sus excusas, con perdones inmerecidos, con promesas incumplidas…, esperando que ella olvidara una vez más.

Paula se arreglaba temblorosa el cabello frente al espejo, mientras dos lágrimas surcaban las primeras arrugas de su rostro. Aquel rostro… Sus dedos acariciaron la piel húmeda, tratando de recordar la última vez que se había sentido deseada, querida, mujer. No pudo recordarlo.

Cesaron las lágrimas. Impulsada por un coraje desconocido, recorrió cada uno de los armarios arrojando trajes, corbatas, camisas… Al finalizar, tiró todo a la basura.

Cuando él regresó, tan sólo encontró una nota: “Tus cosas están en tu nueva habitación”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s