ALMA DE POETA

poeta

Desde pequeño me dijeron que tenía alma de poeta, y tenían razón. Las palabras brotaban de mis labios con una fluidez asombrosa, y los versos corrían sobre el papel como si tuvieran vida propia.

Me sentía bien entre rimas, sonetos, romances… El “cielo” no era sino “el dulce manto azulado”, mi cama era “el ataúd de los sueños”, un simple tenedor se transformaba en “el tridente metálico”…, y así podía continuar sin parar.

Por todas estas razones, la sorpresa fue aún mayor cuando no supe articular palabra, cuando mis manos fueron incapaces de escribir, cuando el verso y la prosa escaparon de mi mente…, cuando vi tus ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s