LA PROMESA

promesa

Manuela tenía ochenta y cinco años y era analfabeta. Sobra decirlo, pero era la alumna más veterana de cuantas acudían cada tarde a las clases para mayores. Su objetivo, su propósito, su lucha diaria consistía en aprender a leer, conseguir que aquellas letras tan juntas y enmarañadas tuvieran sentido.

Sus compañeros la miraban asombrados, si bien la mayoría estaba segura de que abandonaría sin conseguirlo.

Pero no conocían a Manuela. No sabían que lo único que le ataba a este mundo era cumplir una promesa: su hija, antes de morir, le hizo prometer que aprendería a leer.

Cada noche, exhausta por los esfuerzos, trataba de descifrar la única carta que su hija le dejó: “Querida mamá…”

Anuncios

2 pensamientos en “LA PROMESA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s