TIEMPO Y DISTANCIA

navaja

Durante los últimos siete años, había pensado en ella a cada momento, en la oscuridad y el silencio de aquella mísera celda. Había recordado su piel suave, sus ojos claros, su olor, su belleza…

Siete años son demasiados sin estar con la persona amada. Incluso siete horas, siete minutos, siete segundos… Pero, por fin, su libertad era un hecho.

Recorrió con lentitud aquellas calles que tanto recordaba y se sentó a descansar frente a su portal. Al poco tiempo, la puerta se abrió y apareció ella, radiante, bella…, acompañada de un joven que rodeaba su cintura al tiempo que besaba su cuello.

Sintió un dolor extraño, frío, calor, angustia. En su bolsillo, una mano temblorosa acariciaba la navaja…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s