EL INSOLIDARIO

hombre

Daniel siempre fue un trabajador fiel e inofensivo; nunca intervino en las medidas de presión que se adoptaron contra su empresa. Jamás hizo huelgas, jamás secundó protestas, jamás se solidarizó con sus compañeros.

Ahora, Daniel ha sido despedido. Sin razones, sin palabras, sin justicia.

Cada mañana, frente a su empresa, contempla cómo sus ex-compañeros entran por la puerta,  mientras él, solitario y abandonado, se sienta humillado y triste en la acera, inerte, indefenso…

Al rato se ha incorporado Julián, de Administración; luego llegaron Matilde y Luis, de Personal; a las tres de la tarde eran ya veinte personas; a las cinco, todos sus compañeros estaban junto a él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s