PASIÓN VERANIEGA

pasión

La miraba con deseo, con pasión, incluso con lascivia. Y mientras él permanecía alejado, en pie, incapaz de tomar una decisión, ella, solitaria en la barra, se mantenía erguida, distante, fría, indiferente a las miradas de los hombres y a los comentarios de las mujeres.

Poco a poco, se fue acercando a ella. Silencioso, con las manos en los bolsillos, se situó junto a su cuerpo, saboreando los instantes previos, paladeando su aroma…

Y lo hizo. La tomó entre sus manos, acercó sus labios…, y disfrutó de la mejor horchata que había probado en su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s