MERECIÓ LA PENA

strauss

“Buenos días. Les he convocado hoy para informarles de que he sido objeto de un terrible complot, una absurda infamia que pretende socavar mi dignidad y el buen nombre que me he labrado a lo largo de más de treinta años. Las acusaciones de esta señorita sólo pretenden buscar la máxima publicidad y obtener un claro beneficio económico…”

El digno Dominique Strauss-Kahn descendió de aquella tarima, convencido de que su dinero y sus abogados le permitirían recobrar su buen nombre mancillado.

A escasos doscientos metros, una empleada de hotel era despedida de su puesto de trabajo, y mientras se preguntaba si había merecido la pena, la sonrisa de su hija y el beso de sus padres le dieron la respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s