LA ETERNA ESPERA

mar

Ella esperaba. Sola, con su eterno y elegante chal sobre los hombros, la mirada perdida frente a aquel horizonte azul, inmune a las olas que besaban sus pies.

Ella esperaba. Frente al vacío del mar, recordaba aquellos momentos en los que él acariciaba su pelo, sus labios deslizándose por su rostro, apoderándose de su cuerpo…

Ella esperaba. Sus manos entrelazadas acariciaban un anillo, señal de aquel matrimonio aún vivo en su interior, recuerdo de días en los que su habitación olía a pasión, donde la cama desecha mostraba las señales de un amor enloquecido…

Ella esperaba. Aquel temporal destrozó el barco, lo volteó y derrumbó como un simple castillo de naipes. No hubo noticias, nadie regresó.

Pero ella esperaba…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s