EL NONES

nones

En el colegio ya me llamaban “el impar”, o “el nones”. Si jugábamos al fútbol y sobraba uno, ése era yo, el perfecto e inútil árbitro del partido.

En la pandilla, cuando cogíamos el coche para ir a la discoteca, qué casualidad…, coche de cinco plazas, dos parejas…, adivinad a quién le tocaba conducir…

A mis cuarenta y cinco años, soltero, por supuesto, o, como se dice ahora, “single”, decidí aprovechar mi soltería para aprender unos pasos de baile. En la academia “La canita al aire” se enseñaba bachata, merengue, tango, lambada…, suficiente para un piernas como yo.

Al comenzar la clase, el profesor dijo las palabras mágicas: “poneros por parejas”… Adivinad quién se encargó de poner la música…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s