EL CAZADOR CAZADO

hombre

Mario tenía una debilidad, le gustaban demasiado las mujeres, y un serio problema, estaba casado…

–       Cariño, no me esperes levantada. Tengo mucho trabajo en la oficina.

Su excusa perfecta. Poco tiempo después, Mario tomaba su primer whisky de la noche en aquel pub. Observaba minuciosamente a su alrededor, mujeres jóvenes, maduras…, la “caza” había comenzado.

En los baños, se contempló en el espejo y, mientras lo hacía, escuchó en uno de ellos gemidos, suspiros, jadeos… “Aquí hay uno que se lo está montando bien”, pensó. Picado por la curiosidad, esperó a la salida para ponerle rostro a aquella pareja tan fogosa.

Cuando se topó de frente con la sonrisa de su mujer, comprobó que el cazador había sido cazado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s