AMANTES FURTIVOS

amantes

Aquellos amantes disfrutaban de su amor a escondidas, lejos de las miradas sórdidas y lascivas de los demás, de sus juicios de valor, de sus comentarios… Cada semana, a la misma hora y en una sencilla habitación de hotel, entregaban sus cuerpos a las caricias y besos de su amante, conscientes de que el tiempo aumentaba su velocidad con cada jadeo, con cada explosión de amor.

Después, de regreso a la cruel normalidad, volverían a casa, donde sus anodinos padres se limitarían a bendecir la mesa antes de comer, ajenos a sus miradas furtivas, a sus pasiones silenciosas, maldiciendo el hecho de ser hermanos y no poder gritar a los cuatro vientos su amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s